¿POR QUÉ SI YO NO LE PONGO PRECIO A TU TRABAJO, TÚ QUIERES PONERLE PRECIO AL MIO?

valora-trabajo-1 valora-trabajo-2Hola amigos nuevamente yo con uno de eso temas que todos queremos gritar, pero solo lo decimos en voz baja, sin embargo, lo comentamos con nosotros mismos cada 2 segundos.

Vamos, no nos envenenemos, ni nos roamos los hígados, solo por guardar la compostura, recordemos nosotros somos seres humanos que necesitamos comer, educarnos, estar saludables, convivir en diversas actividades y, sobre todo, sentirnos apreciados, entonces ¿Si esto es así? ¿Por qué permitimos que los demás nos digan si nuestro servicio es muy caro? o “lo estamos sobre preciando”, mi respuesta a eso es, ¿Cómo?

¿Es decir que mi trabajo no vale, porque tú lo dices?, esto amigos, es triste. Muchos de nosotros, sino que todos, hemos invertido tiempo, dinero, esfuerzo, sacrificando nuestra vida tanto personal como profesional para obtener una certificación, llámese Técnico, Licenciatura, etc., para poseer los conocimientos que nos permitan desarrollarnos en nuestros campos de trabajo como personas capacitadas para desempeñarlos, sin embargo, cuando salimos a la

calle y realizamos nuestros trabajos los clientes se escandalizan con el precio de nuestros servicios, me pregunto ¿Que si ellos en sus respectivos trabajos reciben el mismo trato y por eso es que nos piden rebajas?

Indistintamente de esto, existen dos realidades que nos afectan a todos los profesionales:

1. Los clientes que piensan que su tiempo, trabajo, problemas y vida

son más valiosos y tienen más trascendencia que nuestros asuntos, al punto que piensan que tenemos que preocuparnos por su vida personal más que por la propia.

2. Y los colegas en nuestras respectivas profesiones, que, por la situación económica actual, que se ven en la necesidad de llegar a la desesperación de cobrar por debajo de lo que el trabajo vale por lo que afecta a aquellos que tratamos de mantener una familia de forma sencilla y humilde.

Encontramos a diario en la calle miles de profesionales que se siente frustrados y que la carrera que les apasiona resulto ser el peor error de sus vidas, y cada vez menos profesionales que se siente realizados con lo que desempeñan. Pero muchos de ustedes, lectores, me dirán, ¿y qué tiene de malo eso?, pues les respondo, lo malo de esto es que estos últimos profesionales que son los que triunfan en sus ramas y salen en las revistas promoviendo sus carreras con nuestros jóvenes alentándolos para que estudien estas carreras; salen a la calle y se tropiezan con los clientes que no valoran su trabajo, debido a aquellos profesionales que no cobran lo que deben, por lo que es un círculo vicioso. Ya que los jóvenes, futuros profesionales, siente la presión de adoptar una cultura que nos lleva a la mediocridad, por lo que volvemos al inicio.

Nosotros mismo nos hacemos daño y permitimos que se den este tipo de situación al repetir la conducta y no hacer valer nuestro trabajo, porque recordemos, dejamos que le pongan precios a nuestro conocimiento, destreza y habilidad, adquiridas durante nuestros estudios, talleres y capacitaciones, entonces somos culpables de tener y trasmitir una cultura de mediocridad, misma de la que debemos y tenemos la obligación de liberarnos.

Por lo que les propongo amigos lectores actuemos como profesionales de verdad en todo el sentido de la palabra, seamos honrados, honorable, capaces, leales, justos, objetivos, humildes, peros sobre todo esto tengamos los cojones de decir sin pena Soy Un Profesional y Mi Capacidad, Conocimiento y Destreza Valen!.

De Panamá para el mundo

Abrir la barra de herramientas