LA SUCESIÓN EN PANAMÁ

El individuo que goza de buena salud mental tiene derecho a poner de manifiesto su voluntad con respecto a su patrimonio cuando fallezca. Nuestra legislación contempla dicho derecho por lo cual existe el trámite para que toda persona en vida procure a favor de quién o cuál entidad que no tenga incapacidad o prohibición legal de heredar quedaran sus bien patrimoniales. A esté trámite se le conoce como Testamento y se realiza ante un notario.
Al momento de fallecer, quienes pueden considerarse como herederos, según nuestra legislación, pueden iniciar un proceso denominado Sucesión Testamentaria. Cabe mencionar que para iniciar este trámite deben estar involucrados todos los herederos designados en el testamento. Se puede dar el caso de que entre los herederos, uno de ellos también hubiese fallecido, por lo que habría que resolver primero la sucesión de esta persona para que las demás partes tengan derecho a los bienes, por lo que se daría la peculiaridad de tener que abrir una sucesión de la cual dependería el desenlace para otra sucesión.
Para que pueda gestionarse una Sucesión Testamentaria es necesario un abogado y se inician los trámites en el Juzgado. Los requisitos para comenzar la sucesión son:
• presentar original del acta de defunción,
• copia del testamento y
• documento que acredite que se es la persona que menciona el testamento.

El Juez determina el valor de los documentos y procede a la apertura del juicio de sucesión testamentaria donde declarará como herederos a los designados en el testamento y emitirá edictos en un periódico de cobertura nacional durante tres días, tras los cuales se procederá a la adjudicación de los bienes.

Durante este periodo cualquier persona que demuestre tener derecho sobre los bienes podrá impugnar el juicio de sucesión, quedando a valoración del Juez el desenlace del mismo.
Existe también el trámite de Sucesión Intestada el cual se da cuando fallece una persona que no ha dejado un Testamento. Para poder ser declarado heredero en este proceso es necesario poder demostrar el parentesco con el fallecido.
La legislación panameña contempla como posibles herederos a todos los familiares hasta un 4º grado de parentesco, teniendo preferencia de ejercer su derecho los familiares de primer grado sobre los de segundo y así sucesivamente. Es de suponerse que si no hay familiares de primer grado de parentesco, tendrán derecho los familiares de segundo grado, y así sucesivamente hasta llegar a un cuarto grado de parentesco. De no haber familiares hasta el cuarto grado de parentesco, los bienes pasarían al Estado, asimismo sucede si no se reclaman los bienes en un periodo de 10 años.
Cumpliéndose los requerimientos del trámite de Sucesión Intestada, esta debe ser solicitada en el Juzgado por medio de un abogado, mismo que interpondrá una demanda, en un juzgado municipal si los bienes no están valorados en más de 5,000 balboas y en un juzgado de circuito si superan esta cantidad, ante la autoridad competente que valorará la documentación aportada y de ser correcta se proceda a la apertura del juicio de sucesión.