Lago de La Escondida sol

Y me impactó…
Mirando de frente grises y líquidos cristales separados por una linea de esmeralda vegetal
Un cielo vestido de medio luto con lagrimas a lo alto que ya no puede contener
La hermosura de aquel lago no me dejaba comprender que la belleza y la tristeza se saben entretejer
Asomando sus cabezas como lápidas en un panteón
Marineros de agua dulce arraigados a su tierra hasta que el agua los ahogó
Es la paz de un campo santo con su césped, con sus flores de mentira y la fresca que murió
Me remuerde la conciencia al saber que disfruté de la tétrica belleza que hoy puedo contemplar
Sabiendo que las vidas han tenido que dejar para guardarse en un sepulcro de hidrico cristal
Por Vitelio Videl Vega Angulo