Lectura y Ajedrez

El hábito de leer es algo primordial que se debe aprender a través del ejemplo. Para cualquier infante es un excelente pasatiempo que al transcurrir el tiempo mejora el léxico y vocabulario del mismo. Pero todo se aprende siguiendo el ejemplo.

Intento al menos una ves a la semana, en especial los domingos, reunir a mis hijos y pasar un rato de lectura. El menor esta en sus inicios y le encantan los libros ilustrados, como ya reconoce ciertas letras intenta vocalisarlas de forma correcta. El mayor lee en voz alta y hemos creado una tradición donde va leyendo y entre los tres comentamos, y en varias ocasiones me toca aclarar dudas o resolver debates de muy alto  nivel entre mis hijos.

Otro pasatiempo que han adoptado es el placer de jugar ajedrez. Considero que siendo un juego de final de “suman cero”, ayuda a desarrollar el pensamiento abstracto y resolver problemas. Jugamos en ocasiones, y es divertido que con cada partida se me dificulta vencerlos. En algunas ocasiones me toca ser juez para evitar que el sentido competitivo de los niños se degenere en una batalla de gladiadores con las fichas como armas proyectiles.

Esa foto resumen una gran experiencia gratificante de fin de semana.

Leave a Reply